burnoutCon cierto desánimo y poca esperanza escucho y leo sobre la importancia del bienestar en el trabajo. El bienestar como factor decisivo para la continuidad en la empresa. Y sin embargo también, cada vez más escucho y leo sobre el Síndrome del trabajador quemado o “burnout”.

¿No os parece un poco contradictorio? A mí sí.

Algunas personas dirán que precisamente por la importancia actual del bienestar en el trabajo, es por lo que las empresas “han empezado” a tomar en cuenta el hecho de “prevenir y controlar” para evitar que se les “presente el Síndrome del Burnout” en sus equipos. Pues bien, sinceramente yo no lo creo, ni muchísimo menos.

En mi opinión esto sería tanto como decir (al menos en nuestro entorno cultural) que “prevenimos para no tener que curar”. Y mucho más en este tipo de ENFERMEDADES que podríamos considerar como “nuevas” y poco tangibles.

Pienso que la realidad está bastante lejos, que la realidad es que como consecuencia de los importantes efectos negativos que está en las empresas, es por lo que se han visto obligadas a tenerlo en cuenta.

Sí, tener en cuenta, poco más. ¿Cuántas empresas de verdad cuentan en sus organizaciones con personas capacitadas y formadas para valorarlo? Y aquellas que con suerte lo tengan, ¿disponen realmente esas personas del tiempo para trabajarlo? Pues sinceramente tampoco lo creo, tampoco lo veo. ¿Cuántas empresas dedican REALMENTE recursos económicos para prevenirlo? ¿Y cuántas deciden, asumen o se atreven a tomar medidas con los generadores de ese problema? Pocas, por desgracia muchas menos de las que lo tienen entre sus filas.

El desgaste profesional no surge súbitamente, sino que, por lo general se gesta en un periodo que varía entre 5 y 8 años de desgate continuo y estrés crónico. Es un LARGO periodo en el que, si alguien quisiera tomar medidas reales y efectivas, tendría sin duda, el momento, la oportunidad, el lugar y los recursos necesarios para atajarlo, ¿no?

Por desgracia, es una enfermedad que sufren, además, de manera general, las personas más comprometidas. Y que, como cualquier enfermedad, esperar hasta que ya estés completamente agotado para hacer algo al respecto no ayuda en absoluto, de la misma forma que no esperarías para tratar cualquier otra enfermedad hasta que sea demasiado tarde.

Según un estudio de Gallup realizado en 2018 con 7.500 trabajadores estadounidenses, el burnout se debe a un trato injusto en el trabajo, a una carga de trabajo inmanejable y a una falta de claridad sobre lo que debe involucrar el rol de una persona.

Así que mi propuesta es NO ESPERES, INFORMA, PERO NO ESPERES. Toma tú las riendas de tu salud, de tu vida. Ponte en marcha:

• Aprende a relajarte. El estrés es uno de los principales indicadores del Síndrome de Burnout, por lo que es necesario que adoptes hábitos que te ayuden a relajarte (yoga, mindfulness o simplemente escuchar música…)

• Enriquece tu vida personal, con un hobby que te entusiasme y proporcione momentos de disfrute y satisfacción personal.

• Desconéctate de la tecnología. Para evitar que las funciones laborales te persigan durante todo el día, desconecta teléfono y correo electrónico fuera del horario laboral. Evitar que los estresores contaminen el tiempo que se debería dedicar a los amigos y la familia.

• Duerme: descansar por la noche menos de 6 horas produce un alto riesgo de agotamiento, lo que genera a su vez un bajo rendimiento posterior en el trabajo y la aparición de la frustración, desmotivación y síndrome del trabajador quemado. Un sueño reparador permitirá recargar la energía y afrontar el nuevo día con una actitud más entusiasta y positiva.

• Analiza la raíz del problema. Existen muchos factores que provocan el Síndrome de Burnout, por lo que para atajar este estado de estrés crónico y fatiga es necesario conocer qué lo está provocando: ¿es una situación propiciada por la ti o viene inducida por determinadas decisiones empresariales? De este modo, podrás centrar tus esfuerzos en superar sus miedos internos o en informar en tu trabajo los cambios que necesitas para tu reposición.

Autora: Cristina Onandía

Web: http://alenta-coaching.es/te-levantas-deseando-volver-dormir/