mujeres empresarias

Hace pocos días leí un artículo que me dejó una sensación tan grata que quiero compartirla con tod@s vosotr@s. En España, a día de hoy, 9 mujeres inician un negocio por cada 10 hombres. Superando incluso la media europea que es de 6 mujeres por cada 10 hombres. Es realmente sorprendente y desde luego una grata noticia de la que deberíamos sentirnos orgullosos todos.

No obstante, cuando una mujer se decide a emprender se da cuenta rápidamente de que conciliar su vida personal y profesional se vuelve una tarea compleja. Muchas de las empresarias con las que tengo relación me cuentan cómo se convierten de la noche a la mañana en mujeres todo terreno, malabaristas…reinas en exprimir cada minuto del día para llegar a todo. El agobio y el estrés acumulado semana a semana les pasa factura en el medio plazo a su vida personal. No tienen tiempo ni energía para disfrutar de los suyos, de sus hobbies o de sentirse en paz y con tranquilidad, ni siquiera los fines de semana.

Como todos ya sabemos, liderar una empresa de éxito es una maratón, no se llega a conseguir esto con carreras de velocidad, porque nos desfondamos antes de tiempo. Como decía aquel anuncio en su día: La potencia sin control…no conduce a nada bueno. Por lo tanto la clave está en poder mantener el foco mental y el equilibrio interno, siendo la mejor versión de nosotras mismas, dentro y fuera de nuestras empresas. Quizás algunas os estéis preguntando, Ana, ¿has descubierto la pólvora a estas alturas?… La teoría está muy bien pero… ¿cómo se consigue eso?

En mi experiencia, muchas veces somos nosotras mismas quienes nos ponemos las cosas aún más complicadas, mantenemos creencias que nos impiden avanzar, miedos o autoexigencias que nos condenan a perder tiempo y energía. Por lo general, nos cuesta priorizar, amigas, nos cuesta parar y pensar en muchas ocasiones. El piloto automático se enciende y nos volvemos hacedoras de todo y conscientes y disfrutonas de poco. Y es eso precisamente lo que nos hace perder el foco, el tiempo y la energía.

Otras veces, sin embargo, he observado que nos cuesta tomar decisiones más de lo que queremos reconocer. La famosa parálisis por análisis. Nos invaden las dudas por múltiples motivos y evitamos pasar a la acción, y por esta razón, perdemos tiempo, energía, confianza y no llegamos a alcanzar nuestros objetivos.
Mi mayor pasión es ayudar a mujeres líderes para que lo sigan siendo y se conviertan en empresarias 5.0. Exitosas, sí, pero también felices y con tranquilidad interior. Dueñas de su negocio, sí, pero también dueñas de todas las demás partes de su vida. En definitiva, mujeres que puedan convertir el negocio que tienen en la vida que sueñan.
Y para poder conseguirlo, creo muy recomendable seguir estos 3 pasos:

1- Alinearte con tus objetivos para identificar qué es lo que te está impidiendo avanzar.

2- Conectarte con tu interior, para identificar tus valores y potencial y poder ser una versión mejorada de ti misma.

3- Actuar, para que lleves a cabo el cambio que necesitas, alcanzar tus metas y sentirte mucho mejor contigo misma.

Espero que este artículo os haya aportado valor y alguna pregunta para la reflexión. Si queréis pasarme algún comentario no dudéis en poneros en contacto conmigo: info@anaguardiaimpulsa.com.

Autora: Ana Guardia Álvarez

Web: https://www.linkedin.com/in/ana-guardia-alvarez-598065121/