Perfil de las personas que triunfan.

 

1- COMPETENCIA. Aptitud, capacidad y preparación de quien, por su experiencia, confía en sí mismo sin necesitar que lo hagan los demás. Pertrechado de una alta autoestima y con la convicción de estar al mando de sí mismo, controla y dirige su propia existencia, adaptándose y renovándose cada día.

2- ÉTICA PERSONAL Y PROFESIONAL. Reflejada en su bondad, su integridad moral y su empatía o capacidad de ponerse en el lugar de los demás como base de todas las virtudes y valores y de hacer el bien.

3- OPTIMISMO VITAL. Gran entusiasmo activador que impulsa a la acción programada y eficaz, reforzada con el buen humor y el sentido del humor que blindan, protegen y tonifican el alma para celebrar la vida, mientras nos sentimos generadores de las propias energías.

4- SOCIABILIDAD Y COMUNICACIÓN INTELIGENTE Y CONS- TRUCTIVA con los demás, descubriendo puntos de muto interés y acuerdo hasta lograr la necesaria sinergia o interacción de fuerzas y voluntades de quienes, en su propio provecho, saben negociar y lograr el tan deseado “todos para todos”.

5- ACTITUD POSITIVA Y CONSCIENTE. Valentía, coraje, empuje y capacidad de actualizarse, de ponerse al día y concitar todas las potencialidades y medios para lograr sus objetivos y metas.

6- TRABAJO EUFORIZANTE Y DISFRUTADOR que llega a ser tan gratificante que no le importa demasiado ni la autodisciplina ni la dedicación, el tiempo y el esfuerzo necesarios, pero sin olvidarse de vivir y de hacer familia.

7- METAS CLARAS Y BIEN DEFINIDAS. Que pueda lograrlas teniendo en cuenta los obstáculos, los recursos, los medios disponibles y los beneficios. Las metas en sí mismas son fuerte motivación y plenitud.

8- SANA AMBICIÓN. Porque sin un poderoso deseo, ganas, ilusión y pasión no hay logros relevantes. Su ambición es generosa porque piensa en el bien y la felicidad que su esfuerzo, aplicando el principio “GANO-GANAS”, puede reportar a los demás.

9- RESILIENCIA. Capacidad de recuperarse, de renacer de las cenizas, de reinventarse, de aprender de los fracasos y que ante las adversidades y la crisis es como el junco “que se dobla, pero siempre sigue en pie”.

10- TENACIDAD INTELIGENTE. Con gran fuerza de voluntad y capacidad para gestionar bien las emociones y reacciones propias y de los demás, aplicando los principio de la inteligencia emocional y recordando que somos un todo “CUERPO-MENTE” plenamente interactivo.

 

Autor: Bernabé Tierno Jiménez