crecer

¿PIENSAS QUE NO ES POSIBLE CRECER PROFESIONAL Y PERSONALMENTE?

¿Piensas que no vas a encontrar el equilibrio entre tu vida profesional y personal? ¿Piensas que las personas con “éxito” profesional sólo son aquellas que renuncian a su vida personal?

Muchas veces, estas cuestiones hacen que no “arranquemos en nuestra vida. Otras simplemente no “arrancamos”. Aunque tenemos la VISIÓN, el objetivo final tanto de nuestra vida profesional como de nuestra vida personal, no sabemos cómo llegar a él. Nos parece hasta incompatible. Muchas veces no damos los primeros pasos porque sólo vemos los obstáculos de la carrera, no encontramos las etapas. Puede que hasta pensemos que no vamos a alcanzarlo, que es incompatible o demasiado difícil para que sea posible. Pero, en realidad, lo que estamos teniendo es MIEDO de no conseguirlo. Es un miedo ante la frustración o el fracaso. Estamos sintiendo la derrota antes de haber salido de la línea de meta.

Hay otras personas que quizá no tengan tan claro ese objetivo, ESA VISIÓN. Y la verdad es que no necesitamos el propósito final de nuestra vida para empezar a ponernos OBJETIVOS. Quizá sea hasta más divertido y enriquecedor.
Sea cual sea tu caso, puedes ponerte en marcha, puedes ponerte en acción y empezar a disfrutar del camino. SI NO EMPIEZAS TE LO PIERDES TODO!.

Tener un objetivo es tener una visión para un futuro mejor. Este mecanismo de proyección es inherente a la naturaleza humana y es el motor detrás de la construcción de las sociedades. Ese futuro proyecto para algunas personas puede ser a 10 años, y para otras a 3 meses. Es igual, no importa, cada uno debe manejar sus tiempos.
Cuando alguien me dice que no tiene objetivos me gusta responderle:

Salud, abundancia, amor y felicidad ¿Te interesa algún área de estas?
Claro que sí.
¿Te parece coherente trazar objetivos para mejorar estas áreas?
Sí.
Ya está. Ya sólo falta estructurar los pasos a dar, ya ha aparecido la motivación. Sólo hay que ponerse en marcha y desarrollar los mecanismos para mantener la motivación y el enfoque necesario.
Si necesitas hacerte algunas preguntas más, podrían ser estas:

¿Qué te inspira?
¿Qué te gusta hacer? ¿Qué te apasiona? ¿Qué es único y original de lo que sabes?
¿Para quién lo haces?
¿Qué es lo que quieren o necesitan de ti?
El siguiente paso es enfocarte a lograr tu visión del futuro
Aquí, es importante tener en cuenta algunas señales de advertencia que quizá debas cambiar en tu vida:
1) La gente de tu entorno no está alineada con tu proyecto de vida, con tu vida actual:

Es importante contar con las personas que tienen más experiencia que tú, de las que constantemente puedas aprender. Si tú eres la “estrella”, tu crecimiento personal va a frenarse. Si la gente que tienes a tu alrededor no tiene interés en crecer, es importante encontrar personas más exitosas que tú. Lo importante es identificar personas o grupos que te inspiren y de los que puedas aprender.
2) No recuerdas cuándo te pasó algo nuevo, cuándo aprendiste algo nuevo.

Para crecer necesitamos hacer cosas que nunca hemos hecho, algo que nos produce miedo o incertidumbre e inclusive cambiar nuestra forma de pensar y ver las cosas desde una perspectiva diferente. Es imprescindible para aprender, para crecer.
3) No arrancas el día ilusionado, con ganas.

Solo tenemos una vida, no dejemos pasar el tiempo, hagamos que las cosas ocurran. Construimos nuestro futuro con las acciones que realizamos diariamente. Cada día deberíamos de levantarnos con ganas y entusiasmo, aunque sea para hacer lo mismo que hicimos ayer, pero de manera consciente y voluntaria. Así estaremos abiertos a que todo lo que suceda nos alimente.

Si tenemos en cuenta estas señales, y definimos nuestro proyecto de vida, sus objetivos y etapas, SIEMPRE SERÁ POSIBLE CRECER TANTO PROFESIONAL COMO PERSONALMENTE, serán caminos paralelos, y los obstáculos que veíamos “hace tiempo”, habrán desaparecido.

Autora: Cristina Onandía – Alenta Coaching

Web: http://alenta-coaching.es/piensas-no-posible-crecer-profesional-personalmente/