acoso escolar amistad

El acoso escolar es una problemática actual que afecta a niños y niñas en los diferentes colegios y países del mundo. Por lo tanto, es necesario tomar conciencia de esta situación y trabajar con el objetivo de erradicarlo. La Inteligencia Emocional, la Programación Neurolingüística (PNL) y el Coaching Educativo son herramientas que permiten prevenir el acoso escolar, al mismo tiempo que desarrollan altas capacidades sociales y afectivas, promoviendo una personalidad equilibrada en los alumnos y alumnas.

En cuanto a la Inteligencia Emocional, la importancia de ésta radica en aprender a administrar las emociones, ya que los estudios han destacado que un escaso nivel de Inteligencia Emocional facilita la aparición de conductas psicológicas desfavorables que afecta notablemente en las relaciones interpersonales (Garaigordobil y Oñederra, 2010).

Respecto a la Programación Neurolingüística, es fundamental para conseguirlo, ya que permite, de forma práctica, aplicar dicha inteligencia mediante unas determinadas técnicas y herramientas precisas, con el objetivo de cambiar comportamientos, habilidades, creencias y valores. De esta forma, los implicados lograrán un crecimiento personal y una mejora en las relaciones interpersonales. Pero sobre todo, nos permite conocer de manera objetiva la percepción de los demás y de nosotros mismos (Pérez, 2016).

Por último, el Coaching Educativo, consigue, desde su metodología, potenciar en algunos casos o desarrollar en otros competencias actitudinales, personales, emocionales y afectivas.

En definitiva, hay quienes defienden los métodos tradicionales, sin embargo, nos encontramos en una era digital, donde no solo aparecen otros medios de acoso escolar, sino que hay una pérdida considerable en las relaciones interpersonales e intrapersonales.

Por consiguiente, ha llegado el momento de actuar. La unión de estas tres técnicas de aprendizaje pueden proporcionarnos las herramientas necesarias para incidir, a través de una adecuada e innovadora intervención educativa, en la erradicación del acoso escolar, consiguiendo que cada vez sea mayor el número de niños, adolescentes y adultos concienciados con el compromiso social. Para ello, es fundamental desarrollar habilidades sociales, emocionales y comunicativas desde las edades más tempranas. De esta forma, el futuro será de personas valientes, justas y felices.

Autora: Sara Núñez