Preguntas de poder, las 3 fortalezas del coaching con PNL

preguntas

Preguntas de poder

Es bien sabido que no nos relacionamos con las cosas y personas como son, sino como las percibimos. No nos damos cuenta del proceso que sigue nuestra mente subconsciente para crear representaciones internas, con la finalidad de darle sentido y significado a los hechos que acontecen. Estas representaciones se componen de imágenes, sonidos y sensaciones que archivamos en el subconsciente.. Por eso no elegimos cómo nos sentimos y cómo actuamos ante las circunstancias y comportamientos de otras personas. Detonan en nosotros emociones cuyo origen se encuentra en alguna experiencia que nos impactó emocionalmente y en torno a la cual hemos generado un sistema de creencias limitantes y juicios que nos condicionan, actuando en función a como pensamos y sentimos.

Por ejemplo: Una persona que tiene dificultad para relacionarse con su jefe, se siente incómodo y tenso con él cada vez que le da instrucciones.

Podemos facilitarle todos los recursos necesarios para gestionar sus estados emocionales aportándole paciencia y serenidad, así como modificar su comunicación para ser más asertivo. Pero, si queremos producir un cambio real, necesitamos identificar y resolver el verdadero problema de dónde le viene esa actitud. Entonces su conducta cambiará naturalmente.

Podría ser por ejemplo que tuvo una relación con algún otro jefe que era muy duro y exigente o, en la infancia alguno de sus progenitores no le permitía salir con los amigos cuando quería y le exigía un alto nivel de disciplina, incluso haciéndole trabajar en el negocio familiar cuando tenía vacaciones. Tal vez no se sintió considerado ni valorado sino, más bien como abusado. Y puede que en el presente se está sintiendo del mismo modo con su nuevo jefe.
Si no se resuelve el verdadero problema (sentirse abusado y no valorado), los recursos que le facilitemos serán únicamente remedios puntuales. La PNL nos proporciona los patrones de preguntas para identificar el verdadero problema, así como las técnicas para resolverlo.

Lo que la persona dice, las palabras y expresiones que utiliza, es como la parte del iceberg que sale por encima del agua. Y lo que hay por debajo del agua, todo el bloque de hielo, es el significado que tienen esas palabras, el verdadero problema. La mente procesa las experiencias que vivimos generalizando, eliminando y distorsionando para manifestarlo al exterior a través del lenguaje. “Decimos como pensamos”

Con los patrones de preguntas de PNL logramos reconectar a la persona con el verdadero problema recuperando la información perdida en este proceso mental. El abordar de esta forma los problemas permite realizar cambios más reales, consistentes y duraderos, ya que lo resolvemos de “raíz”.

Las 3 fortalezas de la PNL son los patrones lingüísticos cuyas preguntas son altamente eficaces para conectar con las verdaderas causas generadoras del problema. Y estos son:

1. Generalización: Al generalizar creamos una realidad global sin lugar a excepciones, de una parte, hacemos un todo. Necesitamos concretar y especificar.

Siguiendo con el ejemplo del jefe, la persona podría decir: “El siempre exige” “Jamás valora mis esfuerzos” Con las preguntas vamos a cuestionar la generalización, preguntando: ¿Siempre? ¿Nunca? ¿Jamás?

De manera que la persona tome en cuenta que puede que existan excepciones. Así desmontamos la generalización. Su mente se abrirá a otras opciones relativizando y dejando de estar tan limitada.

2. Eliminación: Eliminar implica anular información o eliminar de la experiencia parte de los elementos que la componían originalmente. El objetivo del metamodelo de lenguaje es recuperarla.

En el ejemplo del jefe: “Es incapaz” “Es mejor callar” Preguntamos para recuperar la información que falta: ¿Incapaz de qué? ¿Mejor que qué?
3. Distorsión: Distorsionamos la realidad, transformándola en la propia realidad subjetiva que nada tiene que ver con los hechos o comportamientos de los demás. La información se muestra ambigua, abstracta, como carente de sentido objetivo. Vamos a clarificar a través de las preguntas.

En el mismo ejemplo: “Mi jefe está insatisfecho con mi trabajo” “Cada vez que eleva la voz me está ofendiendo” Preguntamos para clarificar: ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo que te grite te sientes ofendido?

Las preguntas producen el efecto inmediato en nuestra mente de focalizan la atención hacia:

o Descubrir el significado de lo que expresamos.
o Encontrar el verdadero problema.
o Cuestionar las creencias y juicios limitantes implicados en el problema.
o Identificar recursos y soluciones.

Al preguntar para concretar, clarificar y recuperar la información le estamos ayudando a la persona a reconectarse con el auténtico significado que tiene lo que dice. El tomar consciencia es altamente resolutivo. No podemos abordar lo que desconocemos, aquello de lo que no tenemos consciencia no existe para nosotros. Ampliar la consciencia nos permite aumentar nuestro poder de cambio y transformación.

Autora: María Alcázar

Web: www.pnlspain.com

2019-06-19T17:21:39+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿TE GUSTA EXPOCOACHING?

¡SUSCRÍBETE AHORA!

Déjanos tus datos y te mantendremos informado de todas las ofertas y promociones sobre Expocoaching.
ENVIAR