En los últimos años he estado observando como el coaching ha tenido un Boom en la sociedad mundial y nuestro país no escapa de ello. Las redes sociales muestran un notable incremento de publicaciones en las cuales la referencia sobre el coaching es significativamente abundante, sin embargo cabe hacerse la pregunta ¿Es bueno el coaching para todo?

Para responder esta interesante interrogante primero debemos considerar la premisa básica que el lector y/o el coachee está en las condiciones de manejar los marcos conceptuales que impone el coaching como proceso no-directivo, que busca desarrollar las potencialidades creativas de las personas en relación a la necesidad de resolver una situación o problema planteado.

La definición que más utilizo la puedo resumir como un proceso de comunicación entre el Coach y su cliente o coachee, esta comunicación es estructurada, donde el Coach es un artista en la utilización de la pregunta, para, de esta manera, acamparlo a descubrir sus metas, sus temores, sus sueños y al final de la conversación plasmar todo en un poderoso plan de acción.

He aquí donde comienza el camino empinado y lleno de curvas para responder la interrogante inicial: si los coach y las empresas que se dedican a la comercialización del coaching no tienen claro las fortalezas filosóficas y conceptuales que implica el proceso de una sesión de coaching comienzan con las desviaciones para buscar satisfacer sus requerimientos monetarios.

Un segundo aspecto a considerar en la búsqueda de respuestas, es el planteamiento filosófico que realiza el PHD Leobardo Ravier del Departamento de Management Doctorado en Administración de Empresas Swiss Management Center University Seestrasse . Zurich Switzerland el cual plantea:

“El problema actual del coaching en las organizaciones. Consultores, directivos, y académicos del mundo empresarial lo han incorporado como herramienta en lugar de entenderlo como un proceso dialógico y praxeológico (es decir, centrado en la subjetividad y acción humana individual). No obstante, el coaching no puede cosificarse, es decir, no es una “cosa aplicable” como otras herramientas corporativas. El coaching es un proceso que produce desempeños extraordinarios reales y que repercuten objetivamente en la cuenta de resultados de la organización porque consigue producir cambios en los individuos que la componen, orientados exclusivamente al objetivo organizacional. Y estos cambios no se consiguen aplicando una herramienta, sino creando un proceso basado estrictamente en las relaciones humanas. En definitiva, quien entiende al coaching como una herramienta, indirectamente, y muchas veces inconscientemente, elimina la esencia del coaching y el potencial del mismo de cara al trabajo con las personas en las organizaciones” 2009.

Muestro mi total coincidencia con este prestigioso investigador en el sentido que no puede cosificarse al Coaching. No es un aparato para que usted vibre, ni tampoco es la varita mágica de Harry Potter para lanzar un conjuro de dicha y felicidad a las personas. Considero que no existen Coach Mesías, salvadores de personas.

En el caso de las modernas formas de comunicación social que existen en la actualidad, puede usted mismo comprobar stalkeando un poco, como famosos y no tan famosos en sus publicaciones ofrecen un sin números de servicios de coaching y publican pensamientos copiados sin darse cuenta que en la mayoría de los casos son contradictorios entre sí o antagónicos del coaching. El Coaching es más allá de obtener una cantidad enorme de likes en las redes sociales.

Después de mucho estudio y de reflexionar sobre el tema con otros colegas, considero que estas personas que venden al coaching como una especie de sábila mágica no han tenido en cuenta que a pesar de las apariencias, la propia definición de coaching tiene sus limitaciones, y no son en absoluto irrelevantes. Ignorarlas tiene graves consecuencias para las personas a las que acompañan.

Sólo recurriendo al Coaching verdadero con su Mayéutica socrática, usted podrá conocer sus creencias, sus valores, sus miedos y sus sueños. Los coaches deben estar en permanente estudio, y formación. Antes de contratar a un Coach pregúntele, ¿qué estas leyendo últimamente? ¿Donde puedo leer sobre sus pensamientos u opiniones sobre el evolucionar del Cocahing? Muchos colegas se han quedado usando las paginitas gastadas de cuando estudiaron.

El elevar los niveles de consciencia es la única forma de la que usted podrá salir adelante y transitar el camino hacia el éxito.

Autor: Norberto Peña Quintero

Web: www.maturincoaching.wordpress.com