Tus emociones te guían

Algunas personas son más reflexivas y otras más impulsivas.

tridimensional emociones

Como siempre, es importante buscar el término medio en nuestros comportamientos.

No obstante, todos deberíamos tener en cuenta que la conducta de alguien en particular, de cualquiera, son aquellos elementos visibles para los demás, pero son la punta del Iceberg, pues detrás de una conducta  cualquiera, existe un proceso en el que intervienen en mayor o menor medida, la razón, la emoción y las repercusiones fisiológicas de dichas emociones.

Todos los seres humanos seguimos el mismo esquema, con ligeras variaciones dependiendo de la personalidad y si existen o no trastornos mentales de mayor o menor relevancia.

El esquema es: Pensamiento–Emoción–Acción.

La razón en principio debe gobernar nuestras decisiones, ya sean vitales o banales, pero irremediablemente pasarán éstos mecanismos mentales por el filtro de la emoción, que pueden cambiar el rumbo de nuestros pensamientos, sensaciones y finalmente, de nuestra decisión.

Digamos que las emociones son como la brújula que nos orienta en la vida, sobre todo en lo que tiene que ver con nuestro ente relacional en sus diferentes tipologías, como amistad, amor, compañerismo, etc…

Las personas demasiado impulsivas, o cuya emoción se impone a la razón, pueden incurrir en decisiones erróneas de las que luego se arrepienten, causándoles este sistema un malestar vital.

Las personas demasiado reflexivas, pueden tardar excesivamente en tomar una decisión, por lo que pueden llegar a dudar demasiado, causándoles una emoción negativa de duda constante.

El coaching personal, entre otras muchas cosas, puede ayudarnos a encontrar el equilibrio entre razón y emoción mediante la exploración guiada de nosotros mismos; cuando nos conocemos mejor y sabemos cuáles son nuestros defectos y virtudes, habilidades y limitaciones o tendencias a la excesiva reflexión o excesiva impulsividad, uno adquiere lo que llamamos metacognición, que permite a cada individuo corregir ciertos comportamientos basados en la impulsividad o reflexión exageradas retroalimentándose cada vez que dichas situaciones se producen, llegando finalmente, con constancia, a adelantarse a las consecuencias de una conducta u otra, tomando como referencia el punto de equilibrio al que su coach le ha guiado durante el proceso de cambio.

El coaching por lo tanto nos ayuda a conseguir un estado óptimo o más equilibrado entre las fuerzas ocultas que nos gobiernan a todos como la razón y la emoción, facilitando de ésta manera el camino hacia una vida más plena, más estable y mejor en general.

“Dos excesos: excluir la razón y no admitir más que la razón”.

 Blaise Pascal

“Necesito sentir la emoción de la vida, la agitación alrededor de mí”.

 Auguste Renoir

 

2017-05-25T10:50:29+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies