Tu éxito eres tú

¿Crees en la suerte?

Algunas personas, al trabajo duro, la constancia y perseverancia lo llaman “suerte”; otras personas lo llaman “éxito”. ¿Cuál es la diferencia? Todo radica en los puntos de vista, no es lo mismo si lo vives en primera persona, o lo ves en otros. Si  lo has vivido en primera persona has trabajado duro, pasado largas noches sin dormir, aprendiendo, creando y trabajando; sin embargo, el que lo ve desde fuera piensa que ha sido “solo cuestión de suerte”, y suelen decir “qué suerte tiene”.

El éxito no es casualidad

El éxito consiste en trabajar y trabajar, incluso cuando nadie te está mirando, cuando estamos a solas con todas nuestras ideas o pensamientos y escribimos todo lo que se nos pasa por la cabeza para luego desarrollarla y echarle muchas y muchas horas de acción combinada con esfuerzo y dedicación para sacarla adelante. Éxito es hacer las cosas en las que creemos incluso cuando muchos te dicen “que es una locura”. En cambio, las personas que ven el éxito de otros y lo llaman suerte, no tienen idea de lo duro que ha sido llegar hasta allí, ellos lo ven con sus ojos, piensan que eso le llegó a esa persona por casualidad y no como una consecuencia de lo que ha trabajado en el pasado y de lo que sigue trabajando.

¿Yo no tengo suerte?

La persona que ve el éxito de otros como suerte, se dice a sí mismo, “si yo he trabajado tanto como él o ella, ¿por qué a mí no me ha pasado?”. La respuesta es que esa persona que ha tenido “éxito”, antes tenía un plan, lo había desarrollado y desde ese mismo momento todos sus pasos iban encaminados a la consecución de esa meta, dejar a un lado la parálisis por análisis y llevar las cosas a la acción, en eso radica la diferencia entre el éxito y la suerte.

La suerte, por una parte, viene dada por factores como el azar, y al igual que le ha tocado a alguien, te puede tocar a ti, pero sin hacer nada.

El éxito, sin embargo, es crear y creer en lo que haces, luchar por tu idea, emprender, ir en contra de la corriente, seguir eso que llaman subconsciente o instinto, aun en contra de todo lo que tu entorno te están diciendo.

A veces El éxito no es lo que parece

No es fácil enfrentar el día a día (el trabajo, la casa, los hijos y tus estudios). Para mantenerte en el lugar que estás, muchas veces tienes que correr, pero para sobresalir, debes correr muchísimo más que los demás y con tu “meta” siempre en mente. Trabajar más, crear y creer más… El éxito nadie te lo regala. Seguramente han pasado años de trabajo duro antes de lograr lo que hoy tienes o has logrado, y eso lo sabe toda persona que se considere exitosa.

 

 

El éxito es una consecuencia de cambiar tus creencias, de comenzar a tomar acción desde hoy mismo, tomar decisiones, proponerte metas, de trabajar duro y sobre todo de “creer en ti”. A veces hacemos las cosas bien, pero no en el momento preciso, otras lo hacemos en el momento preciso, pero no lo hacemos bien. El éxito es la combinación de ambas cosas, “hacer las cosas bien en el momento preciso”.

La fórmula de éxito 

 

(Crear)² + (Creer en ti)² + (Trabajar)² + (Seguir trabajando)² = Éxito

 

“Tu Éxito Eres Tú”

Si quieres tener éxito, tienes que asumir ciertos riesgos. La próxima vez que le digas a alguien la suerte que tiene, detente un minuto y repasa su vida, seguramente descubrirás que no ha sido “cuestión de suerte”, que detrás de todo eso que se ve, hay muchas horas robadas al sueño, al descanso, a la familia y a la pareja.

A lo largo de mis años de observación del comportamiento humano, he descubierto que para ser exitoso has tenido que apoyarte en algún mentor o familiar, amigo o pareja. Elige un mentor que esté donde tú quieras estar.

Las personas exitosas no lo han logrado solos, busca a alguien que esté donde quieres estar y que te sirva de mentor o guía hacia tu propio éxito. No permitas que nadie te diga que no puedes, enfócate en lo que realmente importa, aléjate de todas aquellas personas que no te apoyen. Todo el que no te aporte es un lastre que debes apartar de tu vida ya que esa persona te robará tu energía; rodéate de personas que puedan aportarte y a las que puedas aportar; busca ese mentor que te lleve a un próximo nivel, que te inspire y saque todo el potencial que llevas dentro.

El fracaso es el peaje que debes pagar en la autopista que te llevara al éxito, si no has fracasado anteriormente es que no lo has intentado, pero si ya has fracasado antes seguramente has descubierto que “antes de emprender, hay que aprender”.

Ésta es la expresión que uso cuando alguien sólo se queja de su suerte y no hace nada para cambiarla:

-Si no te gusta dónde estás o lo que estás haciendo…
-Entonces ¡MUÉVETE!
-No eres un árbol.

¡Mucho éxito!

PD: No puedes cambiar tu pasado pero SÍ puedes crear  tu futuro

 

Alfonso Suárez
www.expertoencoaching.com

2017-05-25T10:09:13+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies