Miserables o auténticos

Queridos lectores.

Miren al espejo que refleja su vida, su existencia.

Casi siempre dejamos discurrir el tiempo, como un chorro de agua que escurre entre los dedos de nuestras manos esos hilos acuáticos de tiempo perdido.

Estamos acostumbrados a la inercia, al conformismo, a la apatía, a la inacción, a la volubilidad…

Somos unos miserables, porque creemos que tenemos algo, porque nos han inoculado el miedo en las venas, miedo a perder ese algo que no es nada, que es básico, que son las migajas de aquellos que desde su curul parlamentario gozan de lo que es de todos.

Los poderes fácticos no van a hacer nada por nosotros, tenemos que deponer nuestra actitud de inmovilismo, tenemos que soñar más, hacer más, vivir más, salir más, hablar más, unirnos más.

Si no te gusta lo que ves a tu alrededor y no puedes cambiarlo, cámbiate a ti mismo, sólo así verás lo que te rodea con otra perspectiva, date el lujo de mirarte a ti mismo con otros ojos, para ser consciente de que eres capaz de todo lo que te propongas, que no eres acreedor de unas sobras de la mesa del hemiciclo, que eres único o única, que vales mucho más de lo que crees o te han hecho creer, tú eres la fuerza inspiradora que mueve el mundo, no lo olvides.

Deja de ser un miserable, no coartes tu libertad, escucha a tu corazón y sigue sus pulsos, sigue el ritmo de sus latidos, que no son sino el eco de tus emociones, y déjalas fluir, no interpongas la razón, sólo siente si vives de acuerdo a tus valores y a tus expectativas.

No tengas miedo de dejar tu trabajo, de dejar todo atrás si hace falta, porque si no lo haces, y es muy probable que así sea, porque tienes el miedo en el cuerpo, te estarás autoengañando el resto de tu vida, y cuando peines canas, te darás cuenta de que quizás no ha merecido la pena, o que tú querías otra cosa.

Y siento mucho decir ésto, pero sólo tenemos una vida, ésto no es un videojuego, es la existencia, son risas y lágrimas, y tiempo que se esfuma sin dejar rastro mientras tú te dejas caer colina abajo por inercia y te conformas con lo que tienes, con lo que eres.

Conviértete en la persona que quieres ser, lucha por lo que quieres, nada contracorriente como el salmón que acude a la llamada de la próxima generación. Deja un legado auténtico a tus hijos, no les hagas heredar miseria, sino autenticidad, valor, ausencia de miedo, inconformismo, inculca acción en sus venas, pero no con discursos vagos y aprendidos, sino con hechos, porque tus hijos y la gente, sigue a los hechos, no a los discursos volátiles e inflados de ego que no dicen nada.

¡Sueña, lucha, vive, besa, abraza, ríe, llora, enfréntate al miedo, ahoga a tu ego, corre, salta, muévete, grita, grita, grita libertad, soy único, auténtico, libre, soy yo!.

2017-05-25T10:38:01+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies