La vida también es drama

Cada vez más personas son partidarias de no ver las noticias trágicas que nos rodean cada día, cerca y lejos de nosotros.

drama

El esforzarse por tener una actitud positiva, por quedarse con lo bueno, por pensar en todo lo que la vida tiene que ofrecernos. El pensar que lo que nos depara es mejor que lo pretérito, amar y ser amado, crecer como persona y como profesional, proteger a los tuyos, aprender, emocionarse y ser cada día un poco más feliz, no está reñido, ni debe ser incompatible con el hecho de ser consciente.

Tener conciencia de los dramas y tragedias que suceden cada día en derredor nuestro, es una circunstancia inalienable, por lo que no es sano darle la espalda.

Y ser consciente tampoco significa tener que penar continuamente o sumirse uno en un estado de melancolía perpetuo.

Ser consciente es elevar nuestro espíritu a un plano superior, saber que la alegría de vivir y el drama de la muerte, forman parte de un conjunto armónico que preserva un equilibrio en el tiempo y determina para bien o para mal el designio de la humanidad.

La vida es harto complicado de definir, pero si tuviéramos que resumir y sintetizar en dos palabras, podríamos decir que la vida es sonrisa y lágrima,

[es tristeza y alegría, es dulce y amargo].

La vida es plena, pero también trágica.

“Se oscurece el sol al mediodía y enmudece la música del alba cuando hay tristeza en el corazón”.

 Edward Young

“En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: sigue adelante”.

Robert Frost

2017-05-25T11:05:44+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies