Espejo, espejito mágico…

Queridos lectores y lectoras.

Miraos al espejo y decidme qué veis.
Seguramente habrá días que os gustáis más que otros, tanto físicamente como relativo a vuestra personalidad, ¿os ha pasado?.
Si sois mujeres, estos cambios serán más frecuentes, porque sois más complejas, más completas, con mayor riqueza interior y más “baile” hormonal.
Pero más allá de los sexos, o incluso de las edades, ésto ocurre por los cambios en nuestras circunstancias (circum stantia), lo que nos rodea, que es evidente que nos afecta, en mayor o menor grado, y cambia nuestro ánimo.
Al cambiar la disposición del ánimo, cambia la manera de pensar, por lo que ya estamos cambiando nuestro cerebro, su estructura y funcionamiento, con el fin de solventar o potenciar esa circunstancia que nos anima o desanima.
Así, la vida, es una sucesión de circunstancias concatenadas que cambian nuestro ánimo y modo de pensar, por eso decimos que la vida nos hace como somos.
Pero este fenómeno natural, se puede controlar y mejorar, como casi todos.
No es cuestión de poner siempre buena cara al mal tiempo, eso es un positivismo barato que no nos ayuda realmente.
Y tampoco es cuestión de andar penando por las esquinas cual penitente.
Se trata de reeducar nuestro pensamiento, para que se amolde lo más posible al calado de cada circunstancia de la vida, relativizando cuando haya que hacerlo, o dándole la importancia adecuada al momento y las consecuencia de dicha circunstancia.
Se trata en definitiva de que la vida no nos haga del todo, sino que nosotros también hagamos a la vida, adoptando actitudes equilibradas que se basen en la mesura y que no sean demasiado cambiantes, lo que nos aportará una estabilidad emocional que todos y todas necesitamos para vivir más tranquilos, para vivir mejor.
De este forma, y teniendo en cuenta las excepciones, iremos cada día al espejo, nos miraremos, y la sensación será diferente, como si algo hubiera cambiado, como si fuéramos más auténticos, más nosotros mismos, más dueños de nuestra vida y de nuestro destino, y serán muchos más los días en que nos gustemos cuando ese cristal cuadrado del cuarto de baño nos devuelva nuestra imagen con una sonrisa.
2017-05-25T11:02:21+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies