Desaprender lo aprendido

desMi nombre es Ana, tengo 42 años, soy ama de casa y, ante todo, soy cuidadora de Marcos, un niño de 7 años con autismo y de su hermano Iván, con 17 años, que es, ahora, un adolescente normal.

Con la vida que teníamos con Iván disfrutábamos mucho, de sus conversaciones, de sus juegos, de sus sueños, alegrías, penas y proyectos de futuro; es fácil convivir con un hijo así porque entiendes su situación.

Pero con Marcos, estás perdido, no entiendes nada ni sabes cómo afrontar esta nueva forma de ver la vida; nos encontramos llenos de miedos, temores, incertidumbres, no tenemos nada bajo control, es una situación incontrolable, no sabemos cómo vivir con este nuevo hijo, no estamos preparados para tener un hijo así.

Este nuevo hijo no sabe hablar, no se explica, no sabemos sus temores, ni sus sueños ni mucho menos tiene proyectos de futuro, no estudia igual, no juega igual. No tiene nada en común con la vida de su hermano, pero en cierto modo … son tan iguales.

Con Marcos tienes que desaprender lo aprendido, es otra vida totalmente distinta pero una vez que desaprendes lo aprendido es más fácil vivir porque empiezas a ver otras cosas que son tan maravillosas y bonitas como con el primer hijo pero totalmente diferente, cuesta desenganchar de la otra vida.

Si hubiera sido Marcos el primer hijo, ….. como no estás preparado para nada, ¿es más fácil aprender de cero que desaprender?.

 

Fuente: APANAG

2017-05-25T10:49:01+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies