Crecemos cuando cambiamos

Autor: Andrés de Tera
La vida es como un río, no deja de fluir y de cambiar continuamente, el paso del tiempo es inherente al cambio continuo. Lástima de aquel que en su vida no baile acompasado por esta inercia, porque se estancará como las aguas de un río sin movimiento y el resultado será el mismo.

Al igual que una siembra si no nos trabajamos, dejaremos de ser productivos y lo único que obtendremos será un campo lleno de malas hierbas y sin cosecha. Visto estas metáforas, debemos permanecer atentos y dispuestos al cambio continuo, el cual nos lleve a mejorar diariamente y a Crecer. Para esto es necesario seguir los pasos que nos marca el Coaching, una potente herramienta de CRECIMIENTO PERSONAL, que nos lleva a tomar consciencia de los cambios susceptibles de mejora, asumir la responsabilidad que ello conlleva y sobre todo ACTUAR. Si algo define al Coaching es ACCIÓN, porque ya lo dice el dicho, “Vale más un gramo de acción que una tonelada de intención”. No hay otra que actuar para cambiar y, cambiar para Crecer.

2017-05-25T10:30:20+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies