Más despacio…por favor (Parte II)

¿Qué nos provoca estrés?

 

Los cambios, novedades, pérdidas de algún ser querido, del trabajo, de una pareja, falta de habilidades (real o percibida), incertidumbre, situaciones de tensión mantenida…

sobre el estrés y su manejo

 

La respuesta de nuestro cuerpo ante el estrés, es necesaria ante un peligro, pero supone un importante desgaste físico, mental y emocional, por eso se producen problemas si mantenemos ese ritmo constantemente y nos hacemos daño.

 

Uno de los fenómenos estresantes más potentes es “la sensación de pérdida de control”, si tenemos unas necesidades de control no realistas, seremos muy vulnerables al estrés, lo fundamental es conocer nuestros puntos débiles y trabajarlos, apoyándonos en nuestras fortalezas.

¿Cómo se produce el estrés?

 

¡El estrés en sí mismo, no es el problema!

 

La mayoría de las situaciones, que nos son estresantes, son auto generadas, es decir, nosotros interpretamos como estresantes, situaciones que en realidad no lo son, pero nuestros pensamientos (al asumir que no tenemos suficientes habilidades para hacerlo frente), hacen que nos parezcan así.Lla buena noticia, es que todo lo relacionado con nuestros pensamientos, se puede CAMBIAR y que está en nuestras manos hacerlo.

 

 

¿Cómo lo gestionamos?

 

1. Tomando conciencia de nuestros pensamientos irracionales, que nos generan el estrés en nuestras vidas y cambiándolos!!

Lo primero que tenemos que hacer es, tomar conciencia, de que son pensamientos irracionales, para ello, os voy a contar los siete principales pensamientos irracionales, para que sepáis a cuáles de vuestros pensamientos tenéis que prestar atención.

 

Mira a ver si tienes pensamientos:

 

Dicotómicos, de todo o nada “todo el mundo”, “nadie me comprende”.

Generalizaciones excesivas, mira a ver si te fijas sólo en un detalle y te impide ver todo lo demás.

-O descalificación de lo positivo, “pensando que todo lo bueno es por casualidad y no porque te lo merezcas”.

Personalización, asumiendo la responsabilidad (echándome la culpa).

– O si realizas conclusiones precipitadas, creyendo que puedes leer el pensamiento.

-El error del adivino (anticipación negativa, “no va a salir bien”).

-Y por ultimo “los debería” sobre mí, que me hacen sentir culpable y sobre los demás, que me crean resentimiento.

 

Todos estos pensamientos, además de automáticos, en nuestro interior, los damos por verdaderos y nos los creemos.

 

Una vez identificados, realizaremos la reestructuración cognitiva, tomando conciencia de ellos, debatiendo estos pensamientos erróneos y cambiándolos por otros más adaptados.

 

¿Qué podemos hacer?

 

Un pensamiento que nos produce alivio por ejemplo, es tomar conciencia de que esa situación que nos agobia, tiene una fecha de fin, es decir, que si no nos gusta el frío y estamos en invierno, es bueno pensar que pasará…, que es algo temporal, que también existe la primavera, el verano y el otoño; hay que tener visión de una perspectiva más amplia, una visión de más camino.

 

 

¿Qué más podemos hacer?: ser asertivos y aprender a decir NO.

 

Para una buena gestión del estrés, debemos aprender a ser asertivos, es decir, defender nuestros derechos sin agredir y sin ser agredidos. Éstos comportamientos asertivos están entre medias de los comportamientos agresivos y los pasivos, para ser asertivo tenemos que asumir que tenemos derecho a cometer errores, a pedir ayuda, a cambiar de idea, a expresar dolor, a decir que NO.Para gestionar el estrés es fundamental saber decir que NO y aprender a no sentirnos culpables por ello, las dos técnicas más conocidas, el disco rayado y el banco de niebla.

 

 

Otra clave para aliviar el estrés: es gestionar tu tiempo y establecer tus objetivos.

 

Punto fundamental para gestionar el estrés, es gestionar nuestro tiempo, organiza tu tiempo para el ocio y para el trabajo, establece prioridades, reduce distracciones, haz pausas para descansar y recuerda delegar, decir no y apuntar en la agenda las tareas que siendo importantes, no son urgentes en este momento.

Sentido del humor

 

 

Clave fundamental: El humor, ¿y el humor?, ¿ya te has reído a carcajadas hoy?, ¿Has sonreído?…

 

El humor nos ayuda a superar conflictos, nos acerca a las personas, alivia el dolor, nos relaja, el cerebro no puede estar pensando en dos cosas a la vez, intenta ver películas de humor, rodearte de personas alegres.

“No reímos porque somos felices, sino que somos felices… porque reímos”

W. James.

2017-05-25T10:49:32+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies