Sólo tú, cada noche

Casa, coche, hijos, trabajo, pareja, compras, obligaciones, obligaciones, obligaciones…

paz-interior

Es cierto que la mayoría de personas que conozco, incluido yo, no tienen tiempo apenas para sí mismos, y eso es muy perjudicial para la salud y la higiene mental a largo plazo.

Como coach, puedo dar consejos, puedo ayudar a cambiar la actitud hacia ciertas facetas de la vida, puedo ayudarte a mejorar en cualquier aspecto e incluso a conseguir tus metas, siempre que éstas sean realistas. Pero hay algo que no puedo hacer, y es dar más tiempo al tiempo.

El tiempo es uno de los elementos más egoístas del Universo físico…jamás nos ofrece ninguna concesión, ni un receso, ni un descanso en la vida, es inexorable, no se detiene jamás. No he visto nunca un elemento con tal constancia y fuerza de voluntad.

Sin embargo, como coach, sí puedo ayudarte a gestionar tu tiempo, para que, de alguna forma, organices mejor tu vida, y sobre todo, que guardemos algo para ti.

Los factores que influyen en la apropiada gestión de tu tiempo son múltiples, a saber: depende de dónde trabajes, a qué te dediques, depende de los hijos que tengas, sumando los coches, depende de si tienes trabajo fuera y en casa, en fin, son muchos, y hay que tenerlos en cuenta.

Pero el día tiene un final, casi siempre, salvo los que trabajen por la noche, pero se puede extrapolar invirtiendo el orden. Lo digo porque lo más fácil es guardar una media horita al final del día, cuando los niños duermen, cuando los coches no se desplazan, cuando casi todo está en calma y nuestra pareja ronca….o no.

En esa media hora muchos aconsejan leer, yo no, porque de nuevo le estás dando tiempo a otro, en este caso al autor del libro.

Coge tu dispositivo de música, el que sea, ponte unos buenos cascos, que cubran toda la oreja, aíslate todo lo que puedas, y reproduce una pieza de música clásica, música relajante o sonidos del bosque.

Comienza a oír la música, pero en seguida, comienza a pensar en ti, relájate, imagina que no tienes pareja, ni hijos, ni casa, ni coches, ni prisas….imagina que está en una hamaca, rodeada de palmeras y arena fina y blanca, o en una cueva en el polo sur al lado de una hoguera, da igual….y céntrate en ti, sólo estas tú y el Universo infinito, sólo tú, todo ese tiempo es para ti, nadie a tu alrededor, sólo tú.

Escucha tu corazón, pon la mano en tu pecho, concéntrate en tu cuerpo, en tu respiración, sé consciente de ti mismo o de ti misma, no hay obligaciones, sólo paz, sólo tú. Siente cómo tu alma se regocija, como ronronea y se acurruca en torno a tu conciencia y a tu espíritu, eres libre, eres tú, sólo tú.

“Solamente puedes tener paz si tú la proporcionas”.

 Marie Von Ebner Eschenbach

“Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera”.

François De La Rochefoucauld

 

2017-05-25T11:00:26+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies