Alianza para una vida mejor

Queridos lectores.

Hace relativamente poco tiempo, hablando con un colega escritor, éste me sugirió, que escribiera artículos de utilidad, es decir, que le sirvieran a los lectores y lectoras en sus vidas.

Después de la conversación, quedé meditabundo, pues si bien en multitud de ocasiones ofrezco, creo, buenos consejos, la verdad es que no me había planteado exponer algo de verdadera utilidad, es decir, algo que los lectores y lectoras después pudieran llevar a la práctica en el día a día de su maravillosa existencia.

Así las cosas, me he decidido  a escribir un libro sobre lo que es aconsejable hacer y no aconsejable hacer para ser felices o más felices de lo que ya somos, si es el caso.

Pero aparte del libro, que estará disponible en formato e-book y por supuesto gratuito para nuestros fans de facebook.com/Expocoaching2014, creo conveniente hacerlo aquí también, por lo que me he puesto a pensar en las necesidades de la gente.
Cuando he concluido, me he dado cuenta de que las necesidades más urgentes, como un trabajo, una vivienda digna, una sanidad de calidad y pública o una educación para todos, no puedo satisfacerlas yo, sino que corresponde a otros que detentan mando o jurisdicción.

Pero lo que sí puedo hacer es recomendar una serie de ejercicios para desarrollar una mentalidad positiva, un carácter atrevido con los cambios, una actitud benevolente con nosotros mismos y con los demás…unos ejercicios encaminados a la mejora de la persona en sí, muy sencillos, pero que requieren constancia y voluntad, como todo en la vida.

Les dejaré aquí a mis lectores y lectoras todo tipo de ejercicios para el alma, para las emociones, para los sentimientos, para el espíritu, para los valores, para uno mismo.
Algunos de ellos serán sorprendentes y quizás nos propinen algunas dosis de vergüenza, y otros serán simples y conocidos por todos, pero ayudar, ayudan.

Quiero hoy dejarles un ejercicio elemental pero muy necesario para fortalecer la actitud ante la vida de manera positiva.

EJERCICIO 1.

Todos los días, guarda un poco de tiempo para ti, nada, unos diez minutos y haz lo siguiente:

  • Mírate al espejo y comienza a hacer muecas, todo tipo de gestos que desfiguren tu semblante, ponte lo más feo o fea que te sea posible, hazlo hasta que te arranque una sonrisa o una carcajada. Usa otros espejos y juega con ellos. Cuando salgas del baño, no pares de hacerlo, por mucho que choque a los demás, verás cómo les contagias.
  • Para lo anterior baste con tres minutos, los siete restantes ponte tu canción o música preferida y baila, pero con un estilo libre, haz el ganso, inventa pasos nuevos, y grábate en vídeo para visionarlo un día que estés algo más decaído/a.
Existen al menos unos cien ejercicios, que nos ayudarán, sin darnos cuenta, a reforzar nuestra autoestima, aprender a reírnos de nosotros mismos, a respetar a los demás, a crecer como persona, a fortalecer tu actitud ante los momentos duros, etc….
Cada cierto tiempo, os traeré un nuevo ejercicio para el alma, pero recordad que de poco sirven si no los realizamos con asiduidad.

2017-05-25T10:59:33+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies