Decálogo del perfecto Máster-Chef

Autor: Javier Pina

La televisión está repleta de programas de cocina. No hay cadena que no tenga un hueco para un "gordinflón" y sus fogones. En unos, aficionados a la vitro intentan mejorar su espíritu cocinillas; el premio, colocan tu ego en un pedestal con la publicación de un libro con tus propias recetas. En otros, cocineros expertos se juegan su prestigio para ser el mejor del país a expensas de que un maestro mediático y gruñón deje tus vergüenzas al descubierto. Las madres de unos cocinan mejor que las abuelas de otros, reza el título de uno de ellos. Estos se adueñan de las tapas y aquellos del postre. Programas americanos, ingleses o nórdicos. De tartas de boda extravagantes o de magdalenas de colores con nombres extraños. Y sobre todos ellos, en un mundo aparte, está Arguiñano. Él sembró y abonó el terreno con su humor y saber estar para esta recolecta actual. ¡Si hasta los niños de primaria piden para Reyes un juego de cuchillos cerámicos de última generación!


Caricatura: Tonay
Desde Una botica en las nubes queremos ofrecerte el manual definitivo para que puedas presentarte en la vida como un perfecto Masterchef y que las recetas que salgan de tus fogones estén llenas de energía y vitalidad. Son estas:

1. Mantén en orden tu cocina. Al igual que un cocinero no debería trabajar en una cocina desordenada, nosotros tendríamos que borrar de nuestro lado todas aquellas molestias que nos fastidian. Son esos pequeños inconvenientes los que absorben nuestra energía y reducen nuestra capacidad de tener éxito. No los soportes, simplemente elimínalos de tu vida. Cose el botón que te falta, arregla ya la bombilla del baño pequeño, cambia las escobillas del parabrisas. Ordena tu entorno.

2. Controla tus fogones. Suprime los escapes de energía eliminando tus adicciones y vicios. Hay actividades que nos dejan sin energía. Ver la televisión, el smartphone, el tabaco, la cafeína, el juego, las relaciones tóxicas. Tú conoces tus adicciones. Contrólalas. La fórmula es fácil. Elimina aquello que te roba energía, tendrás más para hacer aquello que deseas.

3. Elige los mejores ingredientes. Siempre oyes decir que la materia prima debe ser la mejor, que eso es éxito asegurado. Jamón de Jabugo, gambas de Huelva, chuletón de Ávila. Cambia en tu vida los malos ingredientes, los malos hábitos, y busca en el mercado los mejores, las buenas costumbres. Rodéate de ellas a diario. Te saldrá siempre una receta perfecta. Escribe tu lista de diez pequeños placeres diarios y disfrútalos cotidianamente.

4. Renueva tus recetas que ya no gustan, apuesta por la cocina moderna. La carta de un buen restaurante cambia constantemente para no aburrir ni al cocinero ni a la clientela. En tu vida haz lo mismo. Si hay fórmulas que no funcionan, cámbialas por otras. Elimina los "deberías" de tu vida. Son aquellas cosas que crees que son un objetivo en tu vida, pero no haces nada para ir a por ellas. Absorben energía. Transfórmalas de forma que resulten positivas, haz cocina fusión.

5. Tú eres el chef, hazte respetar. Establece unos límites firmes en tu vida. Los comentarios despectivos, los cotilleos superfluos y las agresiones verbales te disminuyen, consumen tu energía y reducen tu capacidad de atraer aquello que deseas. No los toleres. Nadie puede hacer que te sientas inferior si tú no se lo permites.

6. Usa un vestuario elegante. En la cocina hay salpicaduras, podemos usar un plástico, como en los bares de menús del día, o usar un traje topchef. Para protegernos de los comentarios desagradables, podemos usar ese plástico, pringándonos de la misma grasa que nos mancha, o podemos hacerlo con elegancia, usando la regla de los cuatro pasos: informa, haz ver que te están "agrediendo", pide por favor que dejen de hacerlo, insiste y, finalmente, vete. No entres en discusión. Mantén la calma y usa un tono neutro de voz.

7. Cuidado con el ingrediente más pequeño. No ignores lo pequeño. Una pizca de sal de más puede que no se note, muchos granos estropean un plato. No dejes que un pequeño comentario insignificante se convierta en una montaña y explotes.

8. Innova. Busca cada día nuevas recetas. Cuando tengas tus buenas recetas, no te conformes. Eleva el nivel a recetas excelentes. Innova, crece, sé curioso, investiga, adapta a tu forma las recetas de los clásicos, de las personas que admiras.

9. Del cerdo se aprovecha todo. Las manitas del cerdo, las orejas, la carrillera, la sesada. De aspecto desafortunado, son deliciosos al paladar. Aquello que nos parece detestable, doloroso o dañino puede ser una fuente de belleza o de fuerza si lo encaramos con positividad. Hay quien levanta muros con vientos de cambio para defenderse y hay quien construye molinos para aprovechar la inercia de Eolo. ¿Qué prefieres ser?

10. Salpimienta tu vida, pon ilusión. La sal y la pimienta son el toque perfecto para redondear un plato. Necesitas cosas que te ilusionen y no solo un viaje de vacaciones al año o ese traje caro del escaparate. Haz que cada día de tu vida sea algo especial. Salpimienta tu vida. Pon ilusión en todo lo que hagas. Te darán un plus de energía. Son las vitaminas del plato. Vitamínate.

Monta tu propio restaurante topchef. Te esperamos con la mesa puesta y con mucha hambre.
2016-10-20T19:06:44+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies