Cuando el tren se para…

Resultado de imagen de trenSiempre cojo en tren de las 18h los domingos, llevo varios fines de semana haciéndolo. Pero ayer era especial, por todo lo vivido, el sentimiento de plenitud y alegría al haber tenido el privilegio de hacer un curso de Coaching de relaciones con unos compañeros/as maravillosas/os y por haber podido realizarlo  y  terminarlo dentro de las circunstancias que estoy viviendo. Sencillamente por ser capaz de saltar los muros y doblar las barras de acero durante estos meses con una fuerza sobrenatural que ha manado de un amor incondicional y poderosísimo, recibido por todos mis compañeros/as y por el amor del universo.
Normalmente a la vuelta en el tren me hecho una siesta de más de una hora, porque vuelvo muy cansado debido a la intensidad del curso, los viajes, etc. Y luego sencillamente me tomo una cerveza en la cafetería del tren, vuelvo a mi asiento y me pongo los auriculares para escuchar música mientras escribo o leo algo. Pero procuro aislarme de todo y relajarme, disfrutando del recorrido, haciendo del viaje un tiempo de transición y de asimilación de todo lo aprendido. No suelo hablar con mi compañero de asiento, esta vez compañera.
Al llegar al asiento tras tomar la cerveza en el vagón de la cafetería, veo que me ha tocado sentarme al lado de una mujer de unos cuarenta años, muy guapa, elegante y por su acento al decirme “hola”, creo que es colombiana. Pero casi ni le miro ni la doy conversación, es mi momento y estoy tan cansado…
Veo como ella ha transformado mi asiento en su mesita particular, pero no me molesta, enseguida recoge todo y me siento a su lado. Decido volver a ponerme los cascos y la música a tope para aislarme del entorno, escribir y relajarme, aunque no puedo evitar ver que ella está mirando fotos de si misma en su móvil…
Y de repente llega el momento mágico, cuando estamos en medio de cualquier lugar, entre las montañas a medio camino entre Reinosa y Torrelavega y a unos treinta minutos  de la hora prevista de llegada, se para el tren y se apagan todas las luces. Pienso ¡qué putada! voy a llegar tarde a casa, menos mal que de todas formas esto no es un avión… Entonces me quito los auriculares y la mujer empieza a comentar:- vaya… ahora estamos parados, que raro-. Al mirarle a los ojos me doy cuenta de algo especial, hay una profunda expresión de tristeza en su rostro. Casi sin quererlo, me pregunta a qué me dedico y de dónde soy, pero me doy cuenta que no quiere ligar conmigo, que simplemente está buscando a alguien que la escuche. Entonces le comento que soy coach y sus ojos se iluminan, empieza a abrir su corazón de manera natural y comprometida, me cuenta que conoció a su marido (español) en Colombia hace 16 años cuando éste estaba allí en unas vacaciones y que entonces se qued     embarazada de él, así que con 22 años se vino a España dejando a su familia allá. Me cuenta cómo ha pasado 16 años de calvario, maltrato psicológico por parte de su ex, de quién ya se está divorciando; de cómo, a pesar de tener mucho dinero, y dos casas, ella decide salir de ese calvario porque no hace más que controlarla, y demás maltratos que prefiero no mencionar… Desde diciembre está viviendo sola con su hijo de 15 años que tiene miedo a su padre, él no les pasa dinero y las dos casas están a nombre de él también, por lo que ella se ha tenido que marchar, ponerse a trabajar (algo que hasta ahora su marido no le permitía). Me relata como su ex a pesar de tener un buen trabajo y posición social, fuma alrededor de 10 porros diarios y consume cocaína, lo que le hace aún más violento y ausente. Ella jamás ha probado nada de eso…
Me dice que está llena de rabia, de resentimiento contra su marido, y enfadada con Dios por haber vivido todo esto, que ella antes era muy creyente, pero que  ya no sabe qué creer, son demasiadas preguntas, demasiados “por qués”. Tras su desnudo integral del alma, me parece apropiado empezar a compartirle parte de mi historia, lo veo justo, en esos momentos me parece irrelevante si es o no profesional hacerlo… El tren sigue parado, con luz tenue y cómo os podéis imaginar varios pasajeros con la “antena” y la mirada clavada en nosotros, a pesar de intentar hablar en voz baja, pero es imposible que no nos escuchen.
Así que continuamos con el exhibicionismo de nuestras almas, la vulnerabilidad se palpa en el vagón. Ella empieza a llorar cuando empatiza con mi historia, y cuando le cuento cómo yo he conseguido salvar mi confianza en la vida y reconciliarme con mi pasado. Trabajamos el tema del resentimiento y la rabia hacia su marido y también el perdón, la culpa y su imagen de Dios. Lo hacemos con técnicas y herramientas aprendidas de Coaching, PNL, de la propia vida y otras que me voy inventado guiado por la intuición y el amor que siento hacia ella, a pesar de ser una perfecta desconocida.
Y ocurre el milagro, en menos de una hora y mientras el tren aún sigue parado, rompe a llorar, nos abrazamos, la gente nos observa y casi “escanea”, a nosotros nos da igual. Ella consigue soltar esa rabia, al menos en parte, y entiende que el resentimiento sólo puede producirle dolor y hasta hacerla enfermar. Comprende que la vida, el universo, Dios o lo que sea están a su favor y no en su contra, y que puede aprender de todo esto, ver la intención positiva. Su rostro y expresión cambian radicalmente, reflejan paz, luz, esperanza. Nos miramos fijamente a los ojos y sentimos la sonrisa de Dios sobre nosotros, y por arte de magia y sin darnos explicaciones, el tren comienza a funcionar. Ella me dice: -Dios te ha puesto en mi camino hoy, ahora sé que Dios no me ha abandonado y que me ama incondicionalmente, esto es una prueba, ¡lo necesitaba tanto!-. Yo siento un hormigueo interior y una plenitud aún mayor por sentir el privilegio de acompañar a alguien en una parte del cam  ino. El tiempo y la “sesión” quizás han sido cortos, pero suficientes. Así entiendo yo el Coaching… Nos despedimos abrazados y emocionados. No me siento cansado ni enfadado por llegar una hora más tarde a casa.
Si el tren no se hubiera parado, jamás hubiera hablado con ella.

Autor: Alberto Rodrigo
2016-10-20T19:06:35+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies