¿ERES UN LUNÁTICO?, ENHORABUENA

Queridos lectores.

Quiero aprovechar esta ocasión y este lugar para declararme oficialmente lunático.

Quizás si buscan el significado de una palabra tan peyorativa en el diccionario piensen que de verdad estoy loco “a ratos” o que estiman mi honestidad y falta de complejos.

Pero la verdad es que aquel que escribe estas letras, tiene otra idea de éste término, que en un contexto más desenfadado, e incluso bromista y jocoso, tiene una connotación muy diferente.

Es cierto no obstante, que yo siempre recomiendo una pizca de locura bien entendida en la vida, porque la sazona y le confiere un cariz más aprovechable.

Haz “locuras” de vez en cuando, es muy sano, como por ejemplo, coger el coche e irte con un amigo a la playa en pleno invierno, o  saludar con una sonrisa espléndida a todo el que se te cruce por la calle. No te importe lo que piensen de ti.

Góngora decía: “ándeme yo caliente y ríase la gente”. Buena actitud. Sana.

Pero recogiendo el título de este breve ensayo o gacetilla, mire el lector que ser un lunático es que uno viaja a la luna muchas veces durante el día, porque todos soñamos de noche.

Es interesante alejarse de lo cotidiano, subir hasta allá arriba, y contemplar tus sueños de manera consciente, porque eso nos ayuda a visualizarlos, a madurarlos, y quizás, a hacerlos realidad.

La próxima vez que divises luna llena, sitúate en su trayectoria, y deja que un rayo blanco te abduzca hasta sus mares acogedores y llenos de paz.
Y desde allí, mira hacia abajo a los demás mortales, es una sensación única.

Sí, soy un lunático, y busco más para formar una hueste que sueñe despierta.

2017-05-30T21:28:58+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies