COACHING (Conciencia y Acción) = CAMBIO

 
Reflexionando últimamente sobre el libro de “El Secreto” y la Ley de la Atracción y al hilo de esta antigua ley que se le ha vestido con distintos trajes a lo largo de los siglos me gustaría reflexionar y vincularlo a los efectos que tiene el coaching en las organizaciones y especialmente en las personas en los procesos de cambios.


Sin lugar a dudas, creo que nuestra forma de pensar, de amar, de sentir… es la que determina nuestra realidad y los resultados que se van forjando en nuestro caminar cotidiano. 

Si realmente fuera tan sencillo ver la película correspondiente o leer dos libros de moda para transformar nuestras vidas, ¿por qué  a todo el mundo no se le cumplen sus objetivos, sus sueños?, ¿Por qué tanta proyección y visualización no son suficientes?...

Respecto a este punto, es donde no deberíamos perder la perspectiva… porque está bien visualizar, tener fe en nosotros, en nuestro maravilloso potencial y ponerlo al servicio del Universo, a nuestro servicio en definitiva… pero esto ocupa la nada despreciable proporción de un 70 -80% de posibilidades (según algunos, que seguro distan de muchos otros) y  que inevitablemente debe ir combinado con el 20-30% restante que corresponde a… ¡¡LA ACCIÓN!! No basta con desear, hay que actuar para que se materialicen esos sueños…

Y si además, aún así parece que no marchan, tal vez debiéramos preguntarnos ¿QUÉ RAZONES LIMITAN  NUESTROS OBJETIVOS Y SUEÑOS?

La mayoría de las veces las personas no sabemos lo que queremos, pero todavía son más las ocasiones  en las que nos focalizamos justo en lo que NO queremos… o tal vez SI lo sabemos PERO… es más cómodo o da más miedo salir de esa zona de confort que parece tener un imán.

Por un lado tenemos CREENCIAS LIMITANTES que nos llevan consciente o inconscientemente a no creer que realmente nuestros objetivos y sueños no son alcanzables, no creemos que seamos merecedores de éstos, no creemos que  vayamos a  tener lo que necesitamos para gestionar ese éxito que sin duda obtendríamos como resultado e incluso puede que nos asustemos al tener tan altas expectativas… porque  si realmente no alcanzásemos nuestras metas, ¿pasaría algo?...

Hay personas que esperan la píldora mágica, que les permita alcanzar  sus objetivos por ciencia infusa sin hacer nada al respecto, creen que un buen día llegará una farmacéutica con la fórmula milagrosa que todo lo cambie. Los sueños, y sobre todo los objetivos… están a nuestro alcance, pero sin acción, no hay nada que hacer.

Así cuando se esperan los maravillosos resultados de estas teorías de “La Atracción” y NO SE ALCANZA LO ESPERADO, lo más fácil es atribuir el fracaso a estos soportes, sin darnos cuenta que tanto el potencial, como la fórmula mágica ya la llevamos dentro, ya está incorporada, solo que nos resulta más cómodo situarnos en el lado victimista… y así autoeximirnos de toda responsabilidad.

Justo en este punto es donde el Coaching resulta una vía clave para acercarnos  a cada persona y sus metas, en la que pueda reconocer el potencial que lleva dentro y  tenga el entrenamiento necesario para ejecutar ese 20% que materialice sus objetivos.

A través del Coaching: 
-Se puede crear la mentalidad adecuada que haga posible llegar a nuestras particulares metas… incorporando el éxito como parte de nuestro día a día… y reconocer esa excelencia que todos tenemos.
-Trascenderemos las creencias limitantes que nos impiden ver el camino más claro.
-Gestionaremos mejor nuestras emociones y comportamientos  para asumir el timón de nuestras vidas.
-Aceptaremos la inspiración y pondremos conciencia en el momento presente, para sí ante el espejo cada día, encontrar la mejor versión de nosotros mismos.

Así con Conciencia y Acción , como resultado del Acompañamiento que el Coaching ofrece, avanzaremos hacia la realización de nuestros OBJETIVOS y SUEÑOS.

Hay momentos en que esta ecuación no resulta tan sencilla y es necesaria una figura PROFESIONAL que nos “Acompañe” y oriente en el proceso de CAMBIO, de TRANSFORMACIÓN, de AVANCE. El COACHING es la brújula, que nos irá reincorporando en el camino para hacernos conscientes del proceso, y disfrutar no sólo del resultado final sino de toda la transformación que vamos experimentando como seres hasta llegar a la meta.

Así  una vez decidido que realmente queremos trascender el impulso, queda pasar a la acción y vivir el cambio con un COACH que guíe y acompañe el proceso.

Autora: Carmen Gómez Sánchez
2017-05-25T12:42:43+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies