¡Vuela!

saliendo-zona-comfort-L-_T6nrM1Cierra los ojos. Respira profundamente. Estás en tu rincón, en tu sitio favorito. Paz, calma. Respira. Todo está en su sitio.

Puede que tu rincón favorito esté a cubierto, cerca de una ventana. Ábrela.

O puede que tu sitio esté al aire libre. Levántate.

En cualquier caso, inspira, coge carrerilla, y vuela desde tu rincón, desde la seguridad y la calma, hacia el mundo que te espera.

Imagina que eres un pájaro, volando en la inmensidad de las oportunidades desconocidas. Para volar sólo necesitas tus alas, tu experiencia, y aceptar el riesgo de probar algo nuevo.

Fíjate: para alzar el vuelo desde esa ventana, desde ese punto de partida, algo fue necesario: soltar lastres, ese equipaje acumulado y que siempre nos acompaña; ahora no lo necesitas. Nota como al alzar el vuelo, lo desprendiste de ti y lo dejaste atrás; si no, nunca hubieras echado a volar. Tu instinto te dice que tienes permiso para seguir sin ellos.

Ahora vuelas, muy alto, tan alto que sientes el calor del sol en tus plumas, mezclado con el aire que te acaricia y te hace sentir vivo, que estás en movimiento.

La adrenalina va subiendo, es una experiencia única que nunca habías vivido.

Mira hacia abajo, al paisaje que se muestra ante tus patas. ¡Guau!, es impresionante. Planeando desde el cielo, contemplas una vista que nunca había visto antes, que ni siquiera sabías que existía, que nunca te hubieras imaginado. Sigues el curso del río en el que antes te bañabas, lo sigues en tu vuelo, avanzas contracorriente, descubres las montañas en las que nace. Detrás, al fondo, aparece una extensión inmensa de pradera, verde, como un manto, tan mullida que parece una alfombra voladora que te llevará más allá del horizonte que ahora divisan tus ojos.

Éste es tu sitio favorito ahora, sientes que no quieres volver de donde saliste, porque aún te queda mucho por descubrir aquí arriba. ¿Qué es lo que te deparará esta nueva aventura?. Quizá no tienes la más remota idea, pero sabes que quieres descubrir qué es.

A decir verdad, las preocupaciones no han desaparecido, los problemas no se han resuelto solos. Siguen ahí, en ti. Pero ya no son tu obstáculo. ¿Qué ha pasado?. Las barreras han caído, y al fin has comprendido que nada te impedirá avanzar.

Conoces tus miedos, tus creencias, tus limitaciones, hasta hoy. Los resuelves y aceptas, a todos. Y no te los quedas, porque eres mucho más que esas limitaciones que creías que te definían. Con tus idas y venidas, tus altos y bajos, has desplegado las alas, y cuanto más vuelas, más alto quieres volar. Cuanto más alto, mejor lo haces.

Algo ha cambiado dentro de ti; algo ha hecho clic y te ha transformado. Todos lo pueden ver ahora, simplemente porque en el momento en que diste el salto, echaste a volar, te creíste pájaro. Recuerda esta sensación, ánclala en este momento: cuando abras los ojos y vuelvas a pisar tierra firme, podrás volver a sentirla. Hay un tiempo para cada cosa, y éste es el de tu oportunidad: ha empezado tu proceso de cambio.

2016-10-20T19:06:40+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
English version »

¿Quieres que te avisemos de nuestras promociones y de todas las novedades del evento?

Déjanos tus datos y ¡no te pierdas nada!
Nombre
Email