Relaciones de pareja y coaching, una aventura emocionante

Los asuntos del corazón nos enredan, nos hacen subir y bajar en montañas rusas emocionales, de la felicidad más completa a la tristeza más desoladora, y muchas veces estamos confundidos y envueltos en dudas. Sin duda la pareja es el equipo más complejo que existe y es la relación dónde más podemos aprender sobre nosotros mismos.

Aunque parezca que una pareja está formada por dos personas, en realidad hay 6 personajes interactuando en la escena de nuestra relación. Mis tres personajes son:

-La persona que realmente soy.

-La que quiero mostrar a mi pareja, y que ingenuamente creo que soy.

-La que mi pareja quiere que sea, y que, también ingenuamente, se autoconvence de que soy.

Y estos tres personajes juegan a su vez con sus tres personajes, enredándonos a veces de tal modo, que ya nos es difícil llegar a un encuentro auténtico, genuino, conmigo mismo y con el otro, de forma que podamos abrazarnos plenamente, sin máscaras.

Cuántas veces nos perdemos de nosotros mismos al intentar ir al encuentro del otro.

Cuántas veces nos mueve más el miedo a perder que el goce de compartir.

Cuántas veces nos engañamos pensando que el otro no es quién es, y creemos amar a un ser que nos hemos inventado.

Cuántas veces le pedimos al otro lo que no nos damos a nosotros mismos.

Un proceso de coaching en el ámbito de las relaciones de pareja siempre es una aventura emocionante, ya que son justamente mis emociones las que me ofrecen el hilo del que tirar para llegar a un encuentro profundo conmigo mism@. A través de ellas llegaré a descubrir lo que necesito realmente y podré tomar acciones para lograrlo, sin entregar el mando a distancia de mi felicidad a otra persona. Sólo desde esa autonomía emocional, esa seguridad de saber que yo mism@ puedo responsabilizarme de mi felicidad, puedo entrar en confianza en una relación de pareja, sin miedo de ser yo. Desde ahí la relación es mucho más rica y auténtica: soy quien soy y permito que tú seas quien eres.

No estamos juntos desde la escasez, desde el miedo a no tener amor, sino desde la abundancia de saber que podemos vivir y encontrar la alegría sin el otro y aún así hemos elegido compartir el camino, por el gozo de estar juntos. No intercambiamos carencias, sino plenitud.

Carmen Cruz Fábrega, Psicóloga y especialista en relaciones personales

Life&Business Coach AICP

 

2016-10-20T19:06:11+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

¿Quieres que te avisemos de nuestras promociones y de todas las novedades del evento?

Déjanos tus datos y ¡no te pierdas nada!
Nombre
Email