¿Conoces la importancia de las metas no alcanzadas?

Ya queda nada!! Estamos a punto de finalizar nuestro 2016 y dar la bienvenida al 2017, comernos las 12 uvas de la suerte o, en mi caso, sufrir un atragantamiento en la tercera uva…

 

En este post te voy a proponer acabar tu 2016 de una manera muy especial y útil, te invito a que realices una introspección de tu año, de tu 2016, aquello que has conseguido, que has aprendido y en lo que has mejorado, además tomar conciencia de aquello que no has conseguido, eso que se te ha quedado en el camino o que ni siquiera has intentando ¿Tienes en mente aquello que todos los años te propones y nunca das los pasos necesarios para conseguirlo?

 

Se trata de una manera de desenchufar tu piloto automático y tomar conciencia de verdad de la situación en la que te encuentras para saber hacia dónde vas y que camino escoger este 2017. Una introspección que resulta del todo necesaria realizar si quieres empezar el año nuevo con metas potentes y realistas.

 

Toma conciencia de todo lo que te planteaste en los primeros días del 2016. Se trata de realizar una vista hacia atrás y ver todo lo que te propusiste en su día y extraer todo el aprendizaje que puedas de aquello que has conseguido o que todavía no has conseguido.

 

Te invito a que te realices las siguientes preguntas y tengas esa conversación contigo mismo que en ocasiones se convierte en un diálogo muy necesario y muy poco realizado.

 

Respecto a todo aquello que has conseguido:

  • ¿Qué hiciste para conseguirlo?
  • ¿Con qué mentalidad ibas a por ello?
  • ¿Qué sentías mientras lo hacías?
  • ¿Con qué recursos y gente contabas para que te facilitaran el conseguirlo?
  • ¿Qué aprendiste de ti al conseguirlo?

 

En cuanto a los objetivos que no has conseguido, pregúntate…

  • ¿Con qué mentalidad ibas a por ello?
  • ¿Qué sentías mientras lo intentabas?
  • ¿De quién dependía que los consiguieras?
  • ¿Cómo podía haber dependido en mayor porcentaje de ti?
  • ¿Qué obstáculos han surgido?
  • ¿Qué te hubiera hecho falta para superarlos?
  • ¿Qué has aprendido de ti mismo en este “fracaso”?
  • ¿Qué recursos tienes ahora que antes no tenías?
  • ¿Qué puedes hacer diferente la próxima vez?

 

Como puedes ver, aprendemos más de lo que no conseguimos que de lo que conseguimos. Estas reflexiones son necesarias para pasar página y volver a empezar con la misma, similar o diferente meta, sin ellas el “fracaso” no habría servido para nada y sería muy difícil transcurrir el duelo por la pérdida, en este caso, no alcanzar el objetivo previsto.

 

Cada objetivo no conseguido tiene su razón de ser, quizá no era el momento, quizá no estabas suficientemente preparado o te planteaste una meta poco realista e inalcanzable para los recursos con los que disponías en ese momento. Nota aquí el punto importante…ESE MOMENTO, y ese momento en el que no lo has conseguido ha quedado atrás, al igual que la persona que no logro alcanzarlo.

 

Lo realmente importante llegados a este punto es que tomes conciencia de que ya no eres esa persona, ahora tienes muchos más aprendizajes y experiencias fruto de ese error o fracaso y que no lo hayas conseguido en un determinado momento no significa que no lo vayas a conseguir nunca.

 

El éxito no viene de los sueños cumplidos a la primera, ni siquiera cuando lo intentamos varias veces…el éxito proviene de levantarse tras esos baches, resurgir, sacudirse el polvo y volver al ring!

Eva de la Coba

2016-12-14T10:14:42+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
English version »

¿Quieres que te avisemos de nuestras promociones y de todas las novedades del evento?

Déjanos tus datos y ¡no te pierdas nada!
Nombre
Email