Método de sedimentación

mano_boca_orejaTodos hemos aprendido en el colegio, lo que son los sedimentos, o rocas sedimentarias.

Los sedimentos, sometidos a procesos físicos y químicos, dan lugar a materiales consolidados.

Teniendo en cuenta este principio geomorfológico, me he dado cuenta de que se puede extrapolar al mundo de las emociones.

Para mi, las emociones negativas, provocadas por comentarios negativos u ofensivos, se convierten en sedimentos nocivos, que hacen poso en nuestra memoria a largo plazo, y por lo tanto, inciden en nuestro comportamiento futuro.

¿Cuántos profesores o padres no habréis conocido, que, con el “noble” intento de “hacer palanca” han humillado a sus alumnos o hijos?. Con frases como éstas:

Profesor: “para lo único que vas a servir en la vida es para fregar escaleras”.

Padre: “¿te gusta fregar los cacharros?, pues espero que te guste, porque eso es lo que vas a hacer el resto de tu vida”.

Esos comentarios negativos, a la postre, sentencias lingüísticas que crean pensamiento y emoción, provienen muchas veces de aquellos a quienes más queremos o de aquellos que hemos adoptado como referentes morales.

El comentario, por diagénesis, se convierte en emoción negativa, y genera un sedimento, que poco a poco, a lo largo de los años, creará un subsuelo emocional bastante sólido, haciendo poso en nuestra conciencia, y determinando quizás parte de nuestro futuro, ya que muchos de estos comentarios, en según qué circunstancias y qué edad, pueden malograr a un potencial genio.

Mi método consiste en enterrar dichos sedimentos bajo cientos de capas de recuerdos, comentarios, vivencias y emociones positivas, que, a lo largo del tiempo, irán ganando peso, e irán aplastando literalmente esos sedimentos negativos que, aunque jamás desaparecerán, quedarán reducidos a fina arenisca fácil de manejar.

Mi consejo es que cada vez que alguien querido o estimado, te diga algo, te “regale” un comentario negativo, una perorata; en ese mismo momento, tú, te digas a ti mismo, algo positivo, para de esa forma anular en parte los efectos del comentario anterior.

Aprende a hacer de este comportamiento una rutina, reprograma tu mente con un lenguaje intrapersonal positivo, y no dejes que los demás apaguen tu hermosa y radiante luz.

“A la buena gente se la conoce en que resulta mejor cuando se la conoce.”

Bertolt Brecht

“Del maldiciente al malhechor sólo media la ocasión.” 

Quintiliano

2017-05-25T11:16:40+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies