La Filosofía a nuestro servicio

Estimados lectores.

Como filósofo, alguna vez tendría que hablaros de filosofía.

Pero no os asustéis, seré breve y además no hablaré de filosofía académica, sino de filosofía práctica, la útil, porque existe sí.

Se han dado decenas de definiciones a esta ciencia, o madre de todas las ciencias, porque realmente no es sencillo aseverar una denotación exacta y completa.
Pero tampoco entraré aquí a debates eruditos y etimológicos, porque no llevan a ninguna parte que nos pueda servir para la vida.

Como vitalista y seguidor de Ortega y Gasset y Lou Marinoff, pienso que la filosofía es un instrumento de reflexión humano con un altísimo potencial para ayudarnos en nuestro día a día ante los acontecimientos y circunstancias que nos sobrevienen y que muchas veces no sabemos cómo afrontar de manera lógica.

Para ese papel he creado la Filosofía Vital, que consiste en acogerse a un proyecto o paradigma de la filosofía antigua, medieval, moderna o contemporánea para afrontar y desgranar de forma analítica y lógica las circunstancias de la vida y los acontecimientos inesperados.

Es importante no confundir ésta práctica con el coaching, la PNL o la Inteligencia Emocional, cuyos presupuestos nos ayudan a gestionar las emociones que nos producen las circunstancias o acontecimientos mencionados.

La Filosofía Vital es un instrumento de análisis, y el coaching un instrumento de gestión del cambio.

Pero en este caso, igual que coaching y PNL son un matrimonio muy bien avenido. La Filosofía Vital, es el gran amigo de dicho enlace, ya que, en mi opinión, debiera ser el primer paso para el cambio.

Así, el esquema con mi método, quedaría dispuesto de la siguiente manera.

A) Acontecimiento o circunstancia que nos aflige o constriñe.
B) Análisis de dicha situación (FV).
C) Cómo cambiar o superar dicho escollo (Coaching y PNL).
D) Retroalimentación.
E) Conclusiones.

He introducido el elemento de la FV porque bajo mi punto de vista, es esencial analizar la situación que queremos cambiar o la meta que deseamos alcanzar, antes de gestionar los cambios.
Y aunque el coaching ya contempla este instrumento preliminar, la FV es mucho más poderosa y pormenoriza con mayor exactitud.

Además no obstante de ser una herramienta de anámnesis, también nos acompaña junto con el coaching y la PNL en el proceso de cambio, ofreciéndonos más perspectivas que enriquecen el trabajo del coach, y se amolda a la personalidad del coachee, por lo que siempre o casi siempre se obtienen los mejores resultados.

Filosofar lo hacemos todos los seres humanos durante toda nuestra vida, pero no extraemos un saldo de lo filosofado, por lo que no es útil. La FV es una herramienta práctica que puede ayudarnos muchísimo cuando algo nos aflige, nos atormenta, nos persigue, nos produce rémora, o simplemente nos conduce por el camino adecuado para la consecución de nuestras metas.

Se puede añadir a esta ecuación la Pedagogía Terapéutica, ya que cada ser humano tiene un estilo único de aprendizaje, por lo que personalizar el aprendizaje para el cambio mediante ésta otra herramienta auxiliar del coaching, nos asegura el éxito, pero de eso ya os hablaré más adelante.

Recordad: el que duda, piensa, el que piensa, es inteligente, y el que es inteligente (en toda la dimensión de la palabra), soluciona antes sus problemas y alcanza antes sus metas.

2017-05-25T11:03:25+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies