EL LÍDER COACH, UN AGENTE DE CAMBIO DENTRO DE LAS ORGANIZACIONES

  • EL LÍDER COACH, UN AGENTE DE CAMBIO DENTRO DE LAS ORGANIZACIONES

El estilo de liderazgo dentro de las empresas está cambiando, o más bien, se está imponiendo al estilo rígido y autoritario que muchos de nosotros hemos “sufrido” en nuestra trayectoria profesional.

 El jefe, era el único que mandaba, tenía la última palabra, era la autoridad e imponía respeto, un respeto infundado por el miedo a no cometer errores o a no ser despedido.

Gracias a la dirección en valores, el talento, el potencial humano y consciencia de que los resultados son mejores y mayores con la fuerza de un gran equipo, cada vez más, se exploran distintas maneras de liderazgo corporativo y se incorporan nuevas competencias al mundo laboral consiguiendo también hacer del puesto de trabajo, un lugar dónde aparte de generar mejores resultados, también se puede ser feliz.

Uno de los estilos de liderazgo que va muy en línea con la mejora y continuidad de este progreso, es el de líder coach. Y viene pisando fuerte porque los beneficios que se consiguen a nivel organizacional son exponenciales.

En la actualidad, la rapidez, los cambios y la inmediatez nos acompañan en cada paso que damos, marcando nuestro ritmo de vida tanto dentro como fuera de la empresa.

El nacimiento de la era digital, la tecnología, el impacto socio-económico, la forma de gestión… indudablemente ha hecho tomar consciencia de las actitudes, competencias y maneras de dirigir las empresas. Por este motivo, se necesitan líderes que sean verdaderos agentes de cambio, que desarrollen las capacidades necesarias para afrontar este devenir y evolución organizacional.

El poder de un verdadero catalizador de cambio ayuda a potenciar no sólo los resultados y beneficios de la organización en si, sino a construir un camino hacia un buen gobierno en las empresas, incrementar la responsabilidad social y potenciar el crecimiento coyuntural.

Los líderes actuales tienen retos difíciles de afrontar, y el coaching puede ayudarles a crear un estilo de liderazgo “al servicio”, eficaz, continuo, sostenible, ecológico, responsable y basado en las personas que conforman los equipos.

Para ejercer el estilo líder coach, el punto de inicio empieza en el descubrimiento y despertar de la propia persona, para poder posteriormente influir y gestionar de manera excelente a los equipos.

Las habilidades del líder coach son infinitas, pero destacaría por encima de todas, el ser capaz de conocer sus fortalezas y debilidades, tener claro su propósito, visión  valores para posterior alineación organizacional, la autorregulación y autogestión de pensamientos y emociones, la escucha empática, el uso del poder conversacional, a través de preguntas poderosas y usadas de manera inteligencia, el descubrimiento del talento propio y del equipo, la creatividad, la curiosidad, la innovación y la fe en su potencial y en el de su equipo.

Si es verdad que estas habilidades requieren de un entrenamiento y dedicación, y esa es una de las causas por las que disciplinas como el Coaching están cada vez más asentados dentro de las empresas. Un método eficaz de acompañamiento que permite despertar y desarrollar habilidades y actitudes del líder a nivel personal y a abordar los retos, cambios u objetivos establecidos a nivel organizacional. El Coaching consigue humanizar la empresa porque provoca considerar a las personas como fines a potenciar y no como meros recursos humanos a optimizar.

El éxito a la hora de liderar también radica en conocer cada uno de los estilos de liderazgo y ser capaces de sacar lo mejor de cada uno de ellos para afrontar cada situación.

“Los mejores líderes no saben sólo un estilo de liderazgo – son expertos en varios, y tienen la flexibilidad para cambiar entre estilos como las circunstancias lo exijan.” – Daniel Goleman.

Aparte de las competencias que puede desarrollar y potenciar el líder, la estrategia de la organización tiene que estar muy bien sustentada por la identificación de su misión, visión y valores. Y conseguir que todos los integrantes estén alineados con un propósito común y se mantengan motivados. Una de las investigaciones lideradas por Jim Collins fue evaluar e identificar organizaciones con un rendimiento excepcional a partir de la lista Fortune 500 e identificaron que “la creación y el refuerzo del sentido de la misión era clave”. Y empresas como Avon, 3M, Alter Eco, son ejemplos de organizaciones en las que la identificación de los valores y su puesta en acción son una guía efectiva para llegar al éxito empresarial.

Pero sin duda, la mayor garantía para llegar al éxito, crecimiento y productividad empresarial es apostar e invertir en el desarrollo humano.

 

Autora: Beatriz Sanz

2017-09-14T20:24:04+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies