Linfa de salud, el líquido elemento

Estimados lectores.

Hoy les traigo algo que lleva con nosotros durante millones de años.

De hecho, hay teorías que dicen que provenimos de ese elemento.

Efectivamente, inteligente el lector ya sabe que hablo del agua.

Pero ojo, que no todas las aguas son igual de buenas, de hecho, existen aguas que no sólo son de mala calidad, sino que pueden resultar perjudiciales.

Lo importante es que tengan muy bajo residuo seco a 180ºC y que tengan una cantidad ínfima de sodio, pero sea rica en sales minerales.

Yo recomiendo mirar el análisis clínico que casi todas las aguas embotelladas exponen en sus etiquetas, para ver cuál de ellas es más saludable.
No voy a entrar en el juego de las marcas, por supuesto, sólo debéis saber que el sodio y el residuo seco han de tener valores muy muy bajos.

La mejor de todas es aquella que es apta para preparar los biberones de los bebés.

Os lo prometo, desde que bebo agua embotellada de gran calidad, soy otro, no sólo me encuentro mejor a nivel físico, sino también mental, tengo mejor humor, más ganas de hacer cosas, más ganas de explorar, más ganas de vivir y exprimir la existencia.

Al principio cuesta un poco, pero con litro y medio diario es suficiente siempre que convirtáis el consumo en un hábito per secula seculorum.

Un gesto pequeño para un cambio colosal.

No te lo pienses, bebe agua de calidad, verás como tu vida cambia radicalmente.

2017-05-25T10:56:11+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies