LA ADOLESCENCIA DE LA TERCERA EDAD

  • LA ADOLESCENCIA DE LA TERCERA EDAD

La vida de los seres humano en algún momento fue dividida en etapas, según el desarrollo físico y mental. En un principio fueron tres las etapas muy bien marcadas: La niñez, la adolescencia y la fase de adulto. Ahora bien, esa división muy matemática y rígida se enfrento a la aplastante realidad que los seres humanos somos: no continuos y no lineal, por lo tanto, los estudiosos fueron agregando más nombres para definir las conductas  de las personas asociadas a los cambios morfológicos que va sufriendo su cuerpo a medida que avanza la edad.

La Organización Mundial de la Salud. También conocida por las siglas OMS, ha definido cada una de las etapas del ciclo de vida de los seres humanos de la siguiente manera:

  • Niñez: Desde el nacimiento hasta los 11 años de edad
  • Adolescencia: Es toda persona cuya edad este comprendida entre los 12 años y los 20 años de vida.
  • Adultez: Es el periodo comprendido entre los 20 y los 59 años de edad.
  • Adulto Mayor o tercera edad: Mayores de 60 años.

La OMS ha definido claramente a su vez unas etapas de la fase de adultez de los seres humanos, ha denominado y establecido unas características físicas para así ubicar a las persona en estas etapas:

  • ADULTO JOVEN: Comprendida entre los 18 y 35 años de edad, aquí  alcanza la madurez física y su sistema corporal funcionan a optimo nivel, adquieren una filosofía de la vida acorde con los cambios sexuales, las transformaciones físicas y el momento social en el cual se desarrollan. La percepción sensorial e intelectual y el vigor muscular están al máximo.
  • ADULTO MADURO: Comprende esta etapa las edades desde los 35 años hasta los 59 años de edad, será  la fase del crecimiento y a partir de los 45 años hay una disminución progresiva de la talla debido a los cambios degenerativos. Desarrolla un nuevo tipo de relación interpersonal. Desecha a voluntad lo que considera bueno o no. Contribuye a la transformación del medio.

 Ahora bien, estas descripciones asociadas a estas  clasificaciones no reflejan, según mi punto de vista, los cambios psicológicos que sufren las personas a esa edad y que producen profundos cambios en las conductas de estos adultos, y más cuando ven que ya esta cerca la tercera edad.

 

Lo que el Coaching me ha enseñado al respecto.

En mi práctica cotidiana como coach profesional he venido observando, al revisar mis registros de las sesiones de coaching que realizo, que un número importante de mis coachees corresponden a esta etapa o ciclo de vida. Aun cuando no tengo la realización de un estudio científico y con variables que medir o de parámetros estadísticos para hacer las inferencias necesarias  sobre la conducta que estado observando o para descartar que esta pautas de conducta sean debidos a factores exógenos a ellos como la situación por la cual atraviesa mi país en los actuales momentos he decidió compartirlas con Uds.

Las personas que han llegado a mí para realizar sesiones de coaching personal u organizacional tanto caballeros como damas,  tienen edades comprendidas entre los 43 y 49 años de edad, en general han llevado una vida con niveles satisfactorios de las necesidades básicas humanas y la gran mayoría han realizados casi todas las metas que se plantearon en la adolescencia o en la adultez joven.  Alcanzaron graduarse en la profesión que para ese momento decidieron estudiar, trabajaron durante varios años en el ejercicio de su profesión, también se casaron y formaron una familia. Es decir, son personas plenas y normales como cualquiera de nosotros; sin embargo ¿Qué es lo que los hace requerir los servicios de coach? ¿Qué pasas en esta etapa de sus vidas que les genera incertidumbre?

Estas personas que describo sienten que sus metas fueron alcanzadas, sin embargo no saben que nuevas actividades realizar, desean encontrar algo que les despierte nuevamente la pasión, andan en la búsqueda de esa actividad, cual piedra filosofal que los haga salir de sus camas y querer realizarla sin darse cuenta del cansancio que pueda sentir su cuerpo, ni percatarse que el tiempo ha volado en su día. También andan en la redefinición de su identidad personal, redefiniendo sus patrones de conducta y sus hábitos de vida.

Este comportamiento es similar a lo expresado por el famoso psicólogo  Erik Erikson, cuando define lo que es la adolescencias de los humanos y señale que  este período de los 13 a los 21 años es la búsqueda de la identidad, define al individuo para toda su vida adulta quedando plenamente consolidada la personalidad a partir de los 21 años. De igual manera la OMS señala con respecto a la etapa de la adolescencia que en el aspecto emocional, la llegada de la adolescencia significa la eclosión de la capacidad afectiva para sentir y desarrollar emociones que se identifican o tienen relación con el amor. El adolescente puede hacer uso de su autonomía y comenzar a elegir a sus amigos y a las personas que va a querer. Hasta entonces no ha escogido a sus seres queridos.

 

La Adolescencia de la tercera Edad.

Mi novísima propuesta que someto a la consideración de todos mis lectores y como una contribución al estudio de la conducta humana es que el humano en su etapa de adulto maduro y muy cercano a convertirse en adulto mayor pasa por una fase de “Adolescencia de la tercera Edad”.

La Adolescencia de la tercera edad, es una fase en la cual la persona aun sin estar en crisis de la edad, empieza a tener incertidumbre sobre los cambios físicos que se avecinan, desea reencontrar las cosas que le generen pasión y hacer cosas que realmente le guste a él y no a los entornos sociales, quiere llevar a sus empresas a otros niveles de productividad y de compromiso social

Al igual que la era de la juventud, un adulto de alrededor de los 45 años empieza a vivir algunas de las siguientes situaciones en su conducta o su cuerpo:

  • Alteraciones en el desarrollo corporal: Disfunción sexual, sobre pesos, disminución de sus capacidades 
  • Desatención y otros problemas en la relación familiar, divorcios o deserción del hogar, desempleo  o insatisfacción en el empleo actual, deseo de emprender.
  • Riesgos intelectuales: Analfabetismo funcional o bajo deseos de aprender otras actividades, crisis de autoridad o cuestionador del tipo de liderazgo que ejerce o que el recibe, tiempo libre mal utilizado, segregación grupal.
  • Factores biológicos: Tabaquismo, alcoholismo y otras drogas
  • Factores sociales: Aislamiento, depresión, gestos suicidas, conductas agresivas, nomadismo y perdida de la credibilidad.

 En esta etapa se sienten aun jóvenes con suficientes fuerza para emprender y hacer cambios importantes y de transcendencias en sus vidas, mas sin embargo su cuerpo ya no responde con los mismos niveles y el miedo a ser viejo aparece como un fantasma rondando en su mente.

 Si en su practica cotidiana del Coaching o en su entrono familia o laboral conoce a alguien con estas características de conducta y el piden su ayuda o  colaboración recuerde que solo tienen miedo al futuro y la incertidumbre de una nueva etapa de vida. Estos ADOLECENTES DE LA TERCERA EDAD han recurrido al Coaching para reencontrarse consigo mismo, no están en crisis de edad de los 40 están es buscando la fuente de la inspiración nuevamente.

 

Autor: Coach Norberto A. PEÑA Q.

2017-06-23T03:57:18+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies